miércoles, 13 de abril de 2011

Mitos y Leyendas Localidad Ciudad Bolívar


El palo del ahorcado

Ubicado arriba de Potosí, subiendo por la carretera de Arborizadora Alta, es el único palo que se ve. Es un palo de eucalipto que fue traído de Europa porque aquí en Colombia no había esa especie, según contaba don Domingo Murcia.

Ese es el único palo que verán en esa loma que hay desde hace  muchos años.

Cuentan los conocedores reales de esa historia que ese palo debe tener más de dos siglos.

La historia del palo del ahorcado inicia  cuando un señor que tenía el hogar dejó a la señora y se fue a vivir con la comadre, él se llamaba Pablo Mayorga y la comadre se llamaba Tulia, ellos vivieron juntos y tuvieron dos hijos. Tenían una casa cerca a ese palo, se dice que tenían ganado y gallinas y que la casa pertenecía a la hacienda Ministro de la María de las hermanas Prieto y González.

En una semana santa, un viernes santo hizo una borrasca tremenda que destechó la casa y al señor el viento se lo llevó,  y fue a caer en una loma llena de chamizos donde lo revolcaron y se llenó de espinas.

la señora cogió a sus niños y gritaba desesperada, no hallaba que hacer; dicen que le daban golpes en un lado contra el otro.

El tiempo paso, llego Judas de donde eran oriundos sus compadres estaba viviendo con la supuesta viuda. El señor que el viento se llevo apareció, salió de ese monte donde estaba y llegó, a ver aun existían los cimientos de la casa donde estaba construida, la casa había  desaparecido en aquella borrasca; el señor al ver a la señora toda maltratada, vuelta nada y a los niños, él lanzó un lazo al palo de eucalipto, ahorcó a los niños, ahorcó a la señora y se ahorcó él. La historia es que se enloqueció al ver la falta que había cometido y por eso se ahorcó.

                                   Foto: Hernando Bedoya    

         
Puente de los Indios

Ubicado en Arborizadora Alta, era muy hermoso, 20 centímetros de ancho por 72 metros, ahora quedo de 60 porque le recortaron.

Tenía barandas en leyenda indígena, los maderos que había eran unas barandas que protegían el agua, por ahí no pasaba ninguna persona, ni caballos ni nada, esa agua bajaba del río de Soacha para alimentar abajo al Perdomo y a la casa que llaman del Libertador que es de la misma familia Prieto y González sino que ellos le vendieron esa parte a los Cobos y luego ellos le vendieron a la Candelaria que ya ellos le dieron el nombre de hacienda la Candelaria pero todo eso era Minuto de la María.

Esa agua bajaba para allí, para la Casona y para parte de los Cobos. La gente cuando invadieron en el año1978 al 80, los que llegaron a vivir allí, como no tenían como cocinar quitaron la baranda, los palos y los quemaron, eso era un patrimonio, ya no quedó sino solamente la estructura en piedra, quedó ahí sosteniendo el canal, que aún llueve y eso no se gotea.

                                              Foto: Hernando Bedoya


Iglesias de Quiba

En Quiba hay dos iglesias,  La iglesia de Quiba Alta era muy bonita, esa iglesia en un terremoto se cayó, también dicen que fue un terremoto con mucha borrasca y tempestad y se cayó y hasta ahora la están levantando. Dicen que ven personas ahí llorando en las noches.
En Quiba Baja, en un paseo una señora tomando fotos por una ventana, y sin haber nadie dentro de la iglesia se ve un señor con botas, una ruana de cuadros y un sombrero, es un campesino, al mismo tiempo otras personas tomaron fotos y sólo a una persona le salió en la foto esa imagen. El padre de la iglesia dice que puede ser San Isidro Labrador.

                                                  Foto: Hernando Bedoya
                                             
La Regadera

En la carretera de los Mochuelos a Pasquilla, hasta el año 82 en ese sector no había agua, yo llegué a vivir en el año 73 cuando esa localidad era municipio a Bosa, después pasamos como en el año 77 al 80 pasamos a Usme y ya en el 81 quedamos entre la localidad de Tunjuelito y en el 94 ya pasamos a Ciudad Bolívar.

Arriba nosotros cargábamos el agua cocinábamos con el agua del río de Tunjuelito o la llevábamos del ojo de Quiba, la bajábamos por manguera, se nos fueron 5600 metros de manguera desde el ojo del río de Soacha hasta el Tesoro, en esa época me iba con burros y yo llevaba 5 garrafones con agua y yo a los más pobres les regalaba el agua y a otros se las vendía muy barata.

La gente lucho mucho por el agua en esa época y cuando fue concejal el doctor Alfonso Palacio Rudas se le solicitó mucho lo del agua para esa localidad, se empezaron a unir políticamente y a luchar, unas 50 familias vivían del río para arriba, y nos íbamos a Bogotá al concejo cuando tenían sesiones en la noche y se iba a tratar lo del agua en la localidad sexta y nosotros nos íbamos con ollas y cantidad de cosas.(1)

Cuando por fin trajeron tres bombas del Japón para el agua, pero les dieron el proyecto a los españoles y ellos fueron los que hicieron arriba al pie casi en el ojo del río Tunjuelito, la reserva de la Regadera, que tiene más de 100 metros de profundidad por el ancho que da más de 70 metros.

Los españoles trajeron la maquinaria, trajeron todo y cuando ya iban a entregar el proyecto resultó que nadie les compraba las maquinarias que ellos habían traído ni los buldózer, ni excavadoras, cuenta un señor campesino de allá al frente del tanque de la regadera que como no les compraban, ellos excavaron 10 o 20 metros más y metieron toda la maquinaria, y allí está enterrada, arriba del acueducto en el camino a mochuelo. No lo quisieron regalar y allá está enterrado y eso lleva más de 30 años ya.
                                                Foto: Hernando Bedoya

La Casona
Yo le preguntaba a las hermanas González si era cierto que allí estuvo Simón Bolívar, y ellas decían que no, que ahí no, que sí había vivido un general pero no era Simón Bolívar… pero de ahí sale la historia del nombre de Sierra Morena. Es que la historia de la Casona era que sí había un general con una muchacha y oyeron un tropel de caballos que venían de los llanos o no sé de donde y le dijo morena asómate ¿quién viene? ella le dijo general viene una tropa y el le dijo: “Sierra la puerta morena” y por eso quedó el nombre de “Sierra Morena”.

Lo que si es cierto de la Casona, que mis hijos estuvieron allí, es que hay un túnel debajo de la casa, a un lado de la casa hay una puerta chiquita roja y por ahí cuentan que se entraban y que había un túnel, ellos no saben cuantos metros anduvieron dentro del túnel pero no pudieron seguir porque ya no podían respirar bien, decían que está lleno de chimbilaes, también dice mi hijo que él cree que caminaron más de diez minutos y cuentan que ese túnel salía a Soacha por allá a una hacienda.

En la Casona estuvo cuidándola un señor, decía ese señor que por las noches se oyen llantos, que se oyen gritos, que se oye caminar, que en la sala de espera se oyen remolinos.
                                                 Foto:Hernando Bedoya

La curva del soldado sin cabeza

Entre el barrio San Joaquín y el barrio Buenos Aires que ahí había una carretera en curva, ahora está recta.
La historia dice  que ahí mataron a un soldado y le quitaron la cabeza  y que por las noches se aparecía en esa curva. Cuenta doña Sixta que una vez subiendo por la carretera vio una mancha negra como una sombra pero no en forma de humano sino como un cajón rectangular.


Quebrada Limas

En el barrio San Francisco de Ciudad Bolívar, el señor Quijano fue el primero que llegó a vivir en ese sector, él quería construir una iglesia. Cuando estaban excavaban en el terreno para la iglesia de San Francisco encontraron restos humanos indígenas y ollas.

Pensaron que había que hacer un puente a través de la quebrada lima para poder pasar las volquetas, Doña Sixta, José Domingo Murcia, Pacheco, Pedro de la Oz, Vicente Lozano, Moreno, entre muchos compañeros llevaron 8 palos para hacer el puente, excavando oyeron un golpe y se dieron cuenta que José Domingo había roto una olla mientras excavaba, dentro de la olla había un polvo brillante y cuando todos fueron a verla la olla se cayó a la quebrada y brillaba dorado sobre la quebrada, se cree que era oro en polvo.

Se dice que en el nacimiento de la quebrada encontraron un entierro, que se vino por la quebrada abajo y que por eso es que se inunda, casi todos los años bisiestos hay inundaciones por la quebrada de limas.



Entrevista realizada por Fundaset a Sixta  Tulia Torres. Agosto 21 de 2009


                                                                           

3 comentarios: